Alimentos de temporada, unas ricas alcachofas

las alcachofas un alimento muy rico

Continuamos nuestra serie de alimentos de temporada, que ya empezamos con la calabaza y las espinacas, ahora con las alcachofas. Sabemos que, como las espinacas, no es un alimento muy popular, pero sí que es rico en nutrientes. Además, cocinado con cariño nos puede dar un toque muy sabroso a muchos de nuestros platos. Enseguida vas a comprobar lo sanas, nutritivas y deliciosas que son las alcachofas, un alimentos de temporada que hay que consumir.

Propiedades de las alcachofas

En primer lugar, imaginamos que os ha llegado el concepto de la ‘dieta de la alcachofa‘. Pues bien, eso es porque se trata de un alimento que principalmente está compuesto por agua. Pero también, contiene hidratos de carbono, entre los que destaca la inulina y la fibra, importantes para nuestra dieta. Los minerales mayoritarios son el sodio, el potasio, el fósforo y el calcio. Mientras que, entre las vitaminas, destaca la presencia de las vitamina B1, vitamina B3 y pequeñas cantidades de vitamina C.

No obstante, lo más destacable de su composición son una serie de sustancias dotadas de notables efectos fisiológicos positivos. Por ejemplo, la cinarina, sustancia que te permite aumentar la secreción biliar o los esteroles, con capacidad para limitar la absorción del colesterol en el intestino.

Usos medicinales

El consumo de la alcachofa nos aporta grandes beneficios y puede usarse para aliviar determinados problemas físicos. En el caso de que experimentes molestias estomacales (dispepsia, sensación de plenitud, flatulencia, náuseas, dolor de estómago y vómitos), se aconseja su consumo. También se recomienda el uso de alcachofas para el tratamiento de la ateroesclerosis y para disfunciones del riñón por su efecto diurético.

Recetas con alcachofas

Las alcachofas nos permiten una gran variedad de platos donde son las verdaderas protagonistas. Su carnosidad, la posibilidad de comerlas deshojándolas y su especial forma nos permiten los más diversos guisos: en tortilla, al horno, guisadas, a la miel, al ajillo, en salsa, rellenas de carne. Nosotros te vamos a dejar la receta más sencilla, pero no por ello la menos deliciosa. Bon apetit.

Alcachofas guisadas. Una demostración de que un plato muy simple puede ser extremadamente delicioso. Para su preparación, en primer lugar, corta las alcachofas. Para ello deberas retirar todas las hojas exteriores, hasta que se parezca a un capullo de flor. Corta también el tallo, pero no del todo para que las hojas no se suelten. También debes eliminar un dedo del pico, así dejarás expuesto el interior. A continuación, retira la parte morada y la pelusilla que tiene dentro. Frótalas con jugo de limón por todas las partes y ponla en agua fría.

Para el siguiente paso, cuece las alcachofas en abundante agua con sal durante 20 minutos aproximadamente. Si observas que no están lo suficientemente tiernas, espera unos minutos más. Cuando acabes, escurrelas bien.

Por otro lado, calienta un chorrito de aceite en una cazuela y sofríe la cebolla y las zanahorias picadas hasta que estén doradas. Añade la salsa de tomate, las alcachofas y el vino blanco. Deja que cuece todo junto durante unos 15 minutos. Ahora, pon la salsa a tu gusto de sal y… a comer.

Donde encontrar buenas alcachofas

Como ya sabéis, esta serie de post tiene el objetivo de que consumais producto de temporada y de proximidad. Por lo tanto, es una buena idea saber de donde vienen las alcachofas, un producto muy mediterráneo. En España obtendremos la variedad Blanca de Tudela. Como su nombre indica se cultiva en Navarra, pero también en La Rioja, Murcia, Alicante, siendo muy apreciadas las de Sant Boi de Llobregat y Benicarló.

 

Consejos para protegerte de la contaminación

contaminación

Parece ser que en nuestro país empezamos a tomar conciencia de que la contaminación es un problema que se agrava con el cambio climático. De hecho, en las grandes ciudades ya se están tomando medidas, como en Madrid con la reestricción del tráfico y velocidad o recientemente en València que lanzaba un mensaje en el que aconsejaba durante determinadas horas no realizar ejercicio al aire libre.

Nosotros, con la voluntad de promover ámbitos de vida saludables te vamos a ofrecer una serie de consejos para protegerte de la contaminación. No es necesario que vivas en una burbuja, simplemente que sigas estas pautas que te ayudaran a llevar una vida sana.

¿Cómo protegerte de la contaminación?

Evita fumar. Las partículas del humo del tabaco pueden llegar a ser tan nocivas como las desprendidas por un tubo de escape, especialmente las que permanecen en suspensión. Por este motivo, la última Ley Antitabaco prohibió fumar en espacios públicos cerrados. Si no puedes evitar fumar en casa, intenta hacerlo sólo en una habitación que cuente con una correcta ventilación.

Utiliza un purificador de aire. Son dispositivos que eliminan rápidamente todo tipo de partículas contaminantes que se encuentran en el aire. Especialmente útil para personas con enfermedades respiratorias (asma, alergias…), problemas en la piel (dermatitis atópica) o problemas cardiovasculares.

Ventila tu hogar correctamente. Debes saber que abrir las ventanas a determinadas horas puede llegar a ser especialmente nocivo. Evita las horas centrales y las noches para ventilar, ya que es el momento en que la calidad del aire es más perjudicial. Aprovecha la primera hora de la mañana, cuando la polución exterior aún no es elevada, para abrir las ventanas durante, al menos, 10 minutos.

Limpia filtros de tus dispositivos. Si tienes aire acondicionado en casa debes cuidar su mantenimiento. Es recomendable sustituir el filtro cada al menos dos meses y hacer una limpieza completa del sistema de ventilación de la casa una vez al año, ya que estos filtros son grandes acumuladores de polvo, hongos y otras toxinas contaminantes.

Viaja por rutas relajadas. Siempre en la medida que puedas, evita el transporte rodado que contribuya aún más la contaminación. Opta por rutas con poco tráfico y calles tranquilas para pasear. En el coche, utiliza el aire reciclado y descarta los difusores de aire para evitar que entren partículas contaminadas al interior.