5 razones para que no desperdicies el pan duro

bread-399286_640

Comprar el pan es una forma de vida. Una parte de nuestra cultura mediterránea. Pero, cómo todo, hay una parte negativa. Ese trozo de pan que se nos ha quedado duro en la despensa. No hay manera de comérselo. Entonces, ¿qué hacemos con el pan que se pone duro? Nosotros estamos aquí para ayudarte. Te vamos a dar una serie de consejos para que reutilices ese pan que piensas que no vas a volver a utilizar.

5 opciones para usar el pan duro

Pan rallado. Es una de las opciones más socorridas, hacer pan rallado. A su vez reutilizas ese pan que no te vas a comer para empanar carne o pescado con un acabado más crujiente.

Canapés. El pan duro es una buena base para plantear encima cualquier canapé. Si tienes una visita a la vista con amigos o familia será tu gran aliado en la cocina. Tira de imaginación y elabora esos tentempiés con tu paté favorito.

Torrijas. Si tienes varias barras de pan hacer torrijas es la mejor solución. Corta el pan a a rebanas, mójalas en leche con canela y pásalas por un huevo batido por ambos lados. Pon las rebanadas en la sartén y fríelas con aceite de girasol… ¡y listo!

Picatostes. Corta el pan duro en pequeños cuadrados y añade un poco de aceite de oliva y hierbas aromáticas al gusto. Ya tienes picatostes para acompañar las sopas o cremas.

Pudin. Con el pan duro también podrás elaborar deliciosos postres como el pudin. Incluso con el pan del día anterior puedes preparar este postre. Añade leche, huevos y un poco de canela para ello, recuerda que también puedes hacer magdalenas o bizcochos con pan duro.

 

0.00 avg. rating (0% score) - 0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *